El Consorcio de Servicios recogió el pasado año 28.517 toneladas de los contenedores grises, una cifra que se mantiene estable con respecto a 2018

 

Cada habitante de La Palma generó en el contenedor gris 345 kilos de residuos al año en 2019, según las cifras del Consorcio del Servicios de La Palma, que muestran que ese año se recogieron un total de 28.517 toneladas de residuos a través de los contenedores grises, destinados a la fracción resto, es decir, a aquellos desechos que no pueden reutilizarse.

 

La cifra se mantiene estable, ya que supone una disminución de apenas el 0,2% respecto a lo recolectado en 2018, cuando se recogieron 28.575 toneladas. Sin embargo, se trata de la primera vez que desciende el volumen de recogida de los denominados residuos domésticos desde el año 2013, donde se recogieron 26.867 toneladas.

 

La entidad considera que la disminución de los residuos recogidos a través de los contenedores grises debería ser la norma general, dado que este receptor es el que debe utilizarse para depositar aquellos residuos que no puedan ser gestionados para su posterior reciclaje, como productos de higiene íntima, colillas, polvo de la aspiradora o recogido al barrer  o algodones, entre otros.

 

El Consorcio reitera la importancia de realizar una adecuada separación de los distintos tipos de residuos para promover que el volumen del contenedor gris disminuya, ya que su contenido luego se traslada al Complejo Ambiental donde se hace una ardua labor para procurar separar y aprovechar algunos de los residuos que llegan mezclados. Esto se evitaría con el uso correcto de los contenedores de separación selectiva.

 

Las bolsas deben depositarse en los contenedores en horas cercanas a la recogida, siempre dentro del contenedor, en bolsas correctamente cerradas y sin que goteen para evitar malos olores en el entorno de la vía pública.