Reducir la generación de residuos y separarlos supone notables beneficios sociales, económicos y ambientales para la isla

La consejera delegada del Consorcio de Servicios de La Palma y responsable del área de Servicios del Cabildo, Nieves Rosa Arroyo, recuerda el papel decisivo que desempeña la colaboración ciudadana para mantener la correcta separación de residuos y garantizar así que haya menos residuos en la fracción resto (contenedor gris), reduciendo su vertido al máximo.

“Por eso es tan importante lograr la mayor concienciación ciudadana y lograr su máxima implicación en el uso adecuado de los distintos contenedores y puntos de recogida”, detalla la consejera delegada, quien añade que “es obligación de todos gestionar correctamente nuestros residuos”, añade la consejera.

Nieves Rosa Arroyo destaca que, además de la implantación del quinto contenedor, es necesario seguir avanzando en la implantación de la gestión de la materia orgánica en origen, mediante el compostaje doméstico y comunitario realizado por los propios vecinos y vecinas. En este sentido, recuerda que lo único que se puede reciclar en origen es la materia orgánica, teniendo como objetivo fundamental la prevención.

La consejera subraya que este modelo  por el que ha apostado el Cabildo Insular de La  Palma lleva aparejado también la creación de empleo, teniendo en cuenta que su realización requiere de más personal formado en la gestión de la materia orgánica, que sea capaz de lograr un buen compost, que revierta en nuestros cultivos y no complique la gestión del resto de residuos que se puedan reciclar.

La  consejera resalta que la utilización de forma responsable los distintos contenedores, así como el uso adecuado de los puntos de recogida que existen en la isla para determinados residuos (puntos limpios), supone un importante beneficio para el medio ambiente, ya que esto permite una mejor gestión de los residuos para su posterior tratamiento y reciclado.

“Debemos preparar a la ciudadanía para que reduzca la generación de residuos, mediante un consumo responsable y la eliminación del vertido final de la cadena de gestión, ya que al facilitar el reciclaje de materiales se evita la extracción de nuevas materias primas y todo lo que esto conlleva, como su posterior transporte, el gasto energético o la emisión de gases de efecto invernadero que se provoca para elaborar productos nuevos”, indica Arroyo.

Desde el Consorcio recuerdan a la población que la correcta separación de residuos pasa por depositar en el azul el papel y cartón, en el amarillo los envases ligeros y en el verde el vidrio. Además, aquellos municipios que cuenten con el contenedor marrón, pueden separar los residuos orgánicos. La isla dispone también de puntos de recogida específicos para residuos como aceite vegetal usada, pilas, bombillos o para medicamentos, entre otros. Además, cuenta con cuatro puntos limpios, ubicados en Breña Baja, Los Llanos de Aridane, Puntallana y Tijarafe.