La Palma podría ser un referente mundial en compostaje y economía circular, lo dice Ramón Plana, experto en la gestión de residuos orgánicos y redactor del programa La Palma Orgánica que arrancó en 2015 y hoy es pionero en Canarias. El objetivo es gestionar los residuos orgánicos (restos de comida que generamos en los hogares) en el mismo lugar donde se generan y devolverlos en forma de compost natural a la Agricultura, enriqueciendo la tierra, saneando el suelo y obteniendo a cambios una mejora en la calidad del producto agrícola.