Nieves Rosa Arroyo destaca que se ha incrementado este año la aportación en 40.000 euros a ADER- La Palma, que cuenta con 100.000 euros para la ejecución del proyecto

La Consejería de Servicios Públicos del Cabildo ha aprobado una subvención a la Asociación para el Desarrollo Rural de la Isla de La Palma (ADER – La Palma) de 100.000 euros para el desarrollo del programa La Palma Orgánica destinado a la gestión descentralizada de los residuos orgánicos a través del compostaje doméstico y comunitario, lo que representa un incremento de 40.000 euros en relación a la anterior anualidad.

La consejera del área, Nieves Rosa Arroyo, ha destacado este año se pretende dar un impulso decisivo a La Palma Orgánica para lo que se contará además con una aportación del Gobierno de Canarias de 400.000 euros lo que permitirá al Cabildo y a los Ayuntamientos la implantación de áreas para compostaje comunitario y evaluar la viabilidad de la recogida puerta a puerta.

Arroyo recuerda que ADER-La Palma ha colaborado con el Cabildo desde el año 2014 en la promoción e implantación de sistemas de reducción de residuos orgánicos y compostaje descentralizado, especialmente en la promoción del compostaje doméstico y la gestión de puntos de compostaje comunitario en varios municipios de la Isla.

El programa La Palma Orgánica, destaca la consejera, por un lado, persigue la gestión separada de los biorresiduos a través de modelos de recogida selectiva y puerta a puerta y, por el otro, aspira a la prevención en la generación de residuos orgánicos mediante acuerdos voluntarios y campañas informativas destinadas especialmente a la ciudadanía para que se incorporen al programa a través del compostaje doméstico o del compostaje comunitario.

Para esta anualidad, Nieves Rosa Arroyo, indicó que La Palma Orgánica trabajará en distintos ejes con el objetivo de sumar más de un millar de familias al programa. El primero de ellos está dirigido al compostaje doméstico, comprenderá la realización de talleres de compostaje doméstico; la creación de un aula móvil de promoción del compostaje, y la distribución de compostadores domésticos.

Además, se prevé la colaboración con los Ayuntamientos para facilitar el despliegue de nuevas zonas de compostaje comunitario y el apoyo técnico para la implantación de zonas de tratamiento de restos de podas, el diseño de proyectos o la adaptación de las ordenanzas municipales atendiendo al auge de la gestión de los biorresiduos.

Por último, se atenderá a la especialización de profesionales y a su incorporación laboral en el ámbito de la gestión descentralizada de los residuos orgánicos domiciliarios para aprovechar el nicho de oportunidades laborales que va a ofrecer la implantación de este programa en la isla de La Palma.

La formación y equipamiento de maestros compostadores, así como la contratación de monitores compostadores, es la cuarta línea, mientras que la quinta tiene que ver con la promoción de la gestión inteligente de la materia orgánica y el sistema de compensación orgánica. Impulsar la comunicación de este programa y fomentar su divulgación y trabajo en red son otros de los objetivos específicos planteados para esta anualidad.