La consejera insular apuesta por seguir potenciando el reciclaje descentralizado de orgánica para dar respuesta a las 7.800 toneladas de biorresiduos municipales que se tienen que tratar cada año

 

La consejera delegada del Consorcio de Servicios de La Palma y responsable de Servicios y Cambio Climático del Cabildo, Nieves Rosa Arroyo, ha presentado el proyecto La Palma Orgánica como modelo de gestión de orgánica durante el Seminario Internacional Revitaliza, destinado a divulgar las buenas prácticas que se llevan a cabo en otros países en relación a la gestión de residuos.

 

En este encuentro, organizado por el Centro de Extensión Universitaria y Divulgación Ambiental de Galicia, han participado técnicos de varias administraciones locales vinculados a la planificación y gestión municipal, responsables de medio ambiente y diversos actores implicados en la gestión de los biorresiduos.

 

La consejera comenzó agradeciendo su invitación a este seminario celebrado vía online y la visita del pasado mes de marzo a Pontevedra, donde la Delegación de La Palma tuvo la oportunidad de conocer de primera mano el Plan Revitaliza.

 

En su intervención, Nieves Rosa Arroyo expuso la iniciativa La Palma Orgánica, que se inició en 2014 y que ha permitido implantar la recogida selectiva de orgánica en cuatro municipios, como son Puntallana, Barlovento, Tijarafe y Puntagorda en los que, según explicó, “contamos cuatro zonas de compostaje comunitario y hemos formado a más de 360 familias en materia de compostaje doméstico”.

 

Para la consejera resulta fundamental seguir avanzando en este proyecto para tratar de dar respuesta a las 7.800 toneladas de biorresiduos municipales que se tienen que tratar cada año en la isla y avanzar hacia un modelo de desarrollo más sostenible.

 

“Queremos prevenir la generación de biorresiduos mediante el reciclaje descentralizado de la materia orgánica, el compostaje doméstico y el comunitario, así como con la recogida selectiva de zonas urbanas y su gestión en plantas de compostaje”, explicó la consejera.

 

Nieves Rosa Arroyo hizo hincapié, además, en “la necesidad de seguir concienciando a la población sobre la implantación de un modelo de economía circular, basada en una cada vez mayor reutilización de residuos, y en una progresiva reducción de la generación de desechos”.

 

El plan implantado por el Cabildo potencia el tratamiento local mediante el compostaje doméstico y comunitario, el servicio de recogida Puerta a Puerta o mediante el uso del conocido como quinto contenedor o contenedor de orgánica.

 

“El modelo que se está implantando en la Isla se basa en el compostaje descentralizado a pequeña escala mediante el compostaje doméstico y comunitario, dando prioridad a los municipios donde no se tiene previsto implantar la recogida selectiva a medio o largo plazo”, detalla Arroyo.